PISO EN LA CIUDAD O CASA EN EL CAMPO

Cada vez más, los pueblos de la geografía española se van deshabitando por causa de la gran migración a la ciudad que ha sucedido en los últimos treinta años.

Ya nadie quiere vivir en las duras condiciones en las que se vive en muchas pequeñas localidades, o simplemente la urgencia de conseguir un empleo hace que la ciudad sea la opción elegida. Sin embargo, una nueva tendencia esta surgiendo entre la población, sobre todo inmigrante, que busca una oportunidad en nuestro país. Se trata de volver a la vida rural, donde las autoridades locales ofrecen todo tipo de facilidades y ayudas para atraer a los pobladores, y también este tipo de vida atrae a muchas personas que, cansadas del ritmo ajetreado e insalubre de la ciudad, buscan una mejor calidad de vida en un entorno natural.

Por eso, a la hora de decidirse por un modo de vida, hay que sopesar siempre los pros y los contras. Por ejemplo, los defensores de la vida rural, dicen que la ciudad es un entorno hostil, con muchos problemas entre los que se encuentran la gran cantidad de vehículos que circulan a diario por sus calles. Esto, al contrario de lo que pueda parecer, retrasa en gran medida los desplazamientos debido a los atascos que se sufren, aparte de la contaminación atmosférica que producen los humos de los coches. De hecho, según estudios realizados, se ha comprobado que a causa de la cantidad de toxinas que un ciudadano respira diariamente, se detectan muchos mas problemas respiratorios y alérgicos en personas que viven en grandes urbes que en pequeñas localidades. Aparte de todo esto, la basura y los ruidos que soportan las personas durante todos los días de su vida, afectan también a su sentido del oído y el olfato, y hacen que descienda notablemente su calidad de vida.

Por otra parte, no se pueden comparar las facilidades que da una ciudad con las condiciones normalmente más duras en un pueblo, sobre todo si es pequeño. La mayoría de ellos carecen de muchos servicios como bancos, hoteles, centros culturales, comerciales y de ocio, y otras tantas alternativas que podemos encontrarnos en la ciudad. Hay personas que se sienten desesperadas en un entorno tan solitario, y además la falta de empleo bien remunerado hace que la tasa de población sea muy baja. Los servicios médicos son escasos y en muchos casos hay que desplazarse a otras localidades para recibir asistencia, lo cual sigue siendo un gran inconveniente para muchas personas, sobre todo con niños pequeños.

Es simplemente cuestión de prioridades elegir vivir en la ciudad o en un entorno rural; para los que prefieren la paz y la tranquilidad, vivir en contacto con la naturaleza, enfrentarse a una vida sin tantas comodidades pero mas autentica, los pueblos son una opción de vida. Pero para los que decidan que una carrera profesional es su meta, evidentemente necesitan de un entorno urbano para desarrollarla, donde las opciones de trabajo, ocio y educación son muy variadas. La cuestión es no dejarse llevar por el estrés e intentar mantener una actividad diaria sana y equilibrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.