Cómo proteger y tratar la Madera

Cómo proteger y tratar la Madera

Los enemigos de la madera. Cómo proteger y cuidar la madera. Cuidados básicos y avanzados.

1 – ELEMENTOS NECESARIOS
Veamos algunos de los materiales que utilizaremos para proteger la madera.
Los pinceles y la brocha
Los rodillos
Cubeta
La pistola de pintar
El decapante térrmico
La lijadora eléctrica
Las rasquetas
La cinta protectora
La espátula
La mascarilla, guantes y gafas

2- LOS ENEMIGOS DE LA MADERA
La madera es un material que luce mucho en nuestros muebles pero también
tiene
muchos enemigos que pueden estropearla.

La luz solar: todas las maderas que están en el exterior
orientadas hacia el sol (al sur
o al oeste) y no tengan ningún tratamiento de protección se irán
descoloriendo y
acabarán de un color grisaceo. Para evitarlo les tendremos que aplicar
un tratamiento
de protección tintada cuyos pigmentos harán de filtro solar.

Mohos y hongos: los hongos y el moho son bacterias que aparecen
en la superficie
de la madera. Para evitar su crecimiento y profileración aplicaremos
un tratamiento
fungicida. La bacteria más conocida es el merlurio.

Los insectos: la madera sirve como lugar de
refugio para insectos que se reproducen
en ella ya que las larvas encuentran los nutrientes y la protección ideal.
Para
elimnarlos existen diversos productos preventivos o curativos contra los gusanos
de la
madera.

Las rendijas: las uniones de la madera con
la albañilerí;a deben sellarse evitando que
se introduzca la suciedad y la humedad en su interior. En caso contrario con
el paso
del tiempo la madera se verá gravemente perjudicada. Para tapar las
rendijas
utilizaremos una masilla elástica de poliuretano (PU).

La humedad: el agua y la humedad es un factor
muy negativo para la madera tanto
provenga del exterior (lluvia, niebla o nieve) como del interior (condensación).

3 – PODREDUMBRE DE LA MADERA .
El origen de la podredumbre: los lugares más comunes para que se nos
empiecen a
pudrir son: en las uniones de la madera con la albañilería que
no están selladas, en
maderas no tratadas, ensamblajes que no ajusten a la perfección y sobre
superficies
serradas transversalmente.

Eliminar la podredumbre: el proceso para combatir
la podredumbre consiste en
eliminar la madera podrida y parte de la sana. De esta
manera
garantizaremos una perfecta adherencia de la nueva pieza que colocaremos.

El encofrado: para tapar el agujero dejado
al eliminar la parte podrida, realizaremos
un encofrado. Es decir, una construcción de tablas o una escuadra metálica.

La resina de epoxi: para rellenar el agujero
utilizaremos resina de epoxi. Este
producto se prepara con dos componentes que mezclaremos de forma homogénea
justo antes de la aplicación. Para su preparación y aplicación
necesitaremos de unos
guantes como medida de protección.

El acabado: la aplicación de la pasta
la realizaremos con una rasqueta. Una vez se
haya endurecido desmontaremos el encofrado y lijaremos la superficie hasta que
quede bien lisa y uniforme.

4 – PRODUCTOS PARA LA PROTECCIÓN DE LA MADERA
En primer lugar hablaremos de aquellos productos que podemos aplicar
para proteger
la madera.

La capa de imprimación: a las maderas nuevas les aplicaremos
una capa de
imprimación, aunque también puede ser que el propio fabricante
ya se la haya dado.
condensación).

El alquitrán de hulla: el alquitrán de hulla
solo se utiliza en superficies muy
expuestas a la humedad y en las que el aspecto no tiene un fin decorativo, por
ejemplo: el pie de las piquetas de jardín. Por su fuerte olor sólo
lo utilizaremos en
exteriores.

La pintura: sobre superficies visibles podremos
aplicar pinturas, barnices o
protectores. Lo que hemos de tener en cuenta es que han de ser productos
microporosos para dejar respirar a la madera. Si no fuese así, la madera
se nos
hincharía y se escamaría. Si nos decantamos por pinturas, podremos
escoger entre
una gran variedad de colores pero teniendo en cuenta que nos taparan las vetas
de la
madera, en cambio, los barnices y los protectores son totalmente transparentes.

El barniz: podemos escoger entre un barniz
mate o brillante pero tanto uno como el
otro forman una película totalmente transparente muy resistente y totalmente
impermeable. En su mayoría se suele aplicar sobre muebles de interior.

Los tratamientos protectores: los protectores
de la madera los podemos encontrar
en mate o satinado y en diversos tonos. Pero son totalmente transparentes y
dejan ver
el vetado de la madera.

5- LOS CUIDADOS DE LA MADERA NUEVA

Hablaremos sobre los cuidados de la madera nueva.

La resina: para eliminar la resina que haya sobre una madera
nueva, la cortaremos
con un cuchillo caliente o la rascaremos. La debemos eliminar ya que sino, los
productos químicos que componen el tratamiento de protección que
aplicaremos
posteriormente harán que se escurra después de algún tiempo.

Desengrasar y preparar la madera: para desengrasar una madera
utilizaremos un
paño humedecido con algún disolvente sintético o una solución
de amoníaco. Luego la
limpiaremos y la secaremos. A algunas maderas exóticas les tendremos
que aplicar un
tratamiento para tapar los poros y que proteja las capas que aplicaremos
posteriormente.

La capa de fondo: antes de aplicar la pintura es recomendable
que le demos a la
pieza una capa de fondo, que puede ser tintada o transparente en el caso de
utilizar un
barniz o algún otro producto de imprimación.

El pulido: una vez se haya secado por completo la capa de fondo
veremos que las
fibras de la madera se han levantado ligeramente. Con un papel de lija de grano
fino
(220-280) y en el mismo sentido de las vetas de la madera dejaremos la superficie
totalmente lisa. Después quitaremos el polvo.

El enlucido: en el caso de localizar algún
agujero o grieta, la taparemos con pasta de
madera de la misma tonalidad que el mueble y una vez seca la lijaremos dejándola
completamente lisa y regular.

6-; TECHO Y PAREDES DE MADERA Y SUS CUIDADOS
En esta lección veremos cómo cuidar la madera del techo y las
paredes.

Los barnices y tratamientos protectores: los barnices y tratamientos
de la madera
se deben aplicar en dos capas (siempre que sea una madera nueva)
sobre la capa de fondo. Después de cada capa debemos lijar suavemente
y siempre en
el mismo sentido de las vetas, al igual que el pintado que también debe
ser en el
mismo sentido que el veteado.

El mantenimiento: las superficies a las que hayamos aplicado
algún producto de
tratamiento incoloro las debemos conservar dándoles una nueva capa cada
dos o tres
años antes que la madera se nos dañe;e.

El artesonado: para paredes o techos con trabajos de artesanía
que queramos
barnizar utilizaremos un pincel largo y plano que cogeremos de lado para poder
llegar
a todos los recovecos.

Las lamas: la mayoría de cabañas y cobertizos
están recubiertas de tablas. Para
pintar o barnizar las lamas utilizaremos un pincel plano o brocha del ancho
de la tabla.
Procederemos primero pintando un metro del canto inferior y después la
cara de la
tabla de una sola pasada.

La pistola eléctrica: la pistola eléctrica
sin aire es la opción más rápida y profesional
para aplicar productos de protección en el exterior. La aguantaremos
perpendicularmente a la superficie manteniendo una distancia constante haciendo
pasadas en sentido opuesto unas de otras y sobreponiéndose ligeramente
entre sí;.

Las contraventanas fijas: las contraventanas
exteriores fijas las debemos tratar con
un producto microporoso tanto en la cara interior como en la exterior. De esta
manera
conseguiremos que la humedad de la pared se escape hacia el exterior sin dañar
la
madera.

Fuente mailxmail

Compártelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *